VEN Y ECHA UN VISTAZO A LOS MUSEOS
Revista digital de divulgación de la museología venezolana
Talleres y cursos de formación online de la Fundación Museos Nacionales

La Fundación Museos Nacionales,a través del Sistema Nacional de Museos 

y sus Departamentos de Educación, inicia su programa de formación y recreación en línea para todo público.

Leonel Durán y José Antonio Dávila
EL LEGADO DEL MAESTRO CARLOS CRUZ-DIEZ
1
2
3
4
5

Noticias

Jueves, Diciembre 12, 2019
Museo Arturo Michelena inaugura hoy la muestra “José Gregorio Hernández. 100 años de devoción”

Caracas, diciembre 2019.-  Como un sentido homenaje al “Médico de los pobres” en el centésimo aniversario de su fallecimiento, el Museo Arturo Michelena (MAM) de la Fundación Museos Nacionales (FMN) abrirá para el disfrute del público, en especial de la parroquia La Pastora, Caracas, la muestra “José Gregorio Hernández. 100 años de devoción”, evento pautado para hoy jueves 12 de diciembre de 2019 a las 11:00 a. m. en la Sala de extensión de esta pinacoteca ubicada en la esquina de Urapal.   

Vale recordar que esta exposición ya estuvo presente (desde junio hasta septiembre de 2019) en el Museo de Bellas Artes (MBA), allí un total de 25 obras pertenecientes a la colección de la FMN, así como tallas de madera de diferentes artista nacionales e internacionales, se conjugaron para mostrar al público visitantes una visión artística y desmitificada del “Siervo de Dios”.

La selección y el montaje de las obras que conforman esta curaduría estuvo a cargo de Robert Cárdenas (FMN), entretanto los textos de salas son autoría del investigador Abraham Fernández, quien aseguró en su momento que “100 años se dice muy fácil, pero en el viaje vital de un ser humano es muchísimo tiempo (…) la figura de José Gregorio Hernández en el subconsciente colectivo es tan fuerte y tan importante que no se perderá en el transcurso del tiempo”.

 

Ciencia y religión

Nacido el 26 de octubre de 1845 en Isnotú, estado Trujillo, José Gregorio Hernández Cisneros fue el primero de seis hermanos del matrimonio de Benigno María Hernández Manzaneda (de origen colombiano) y Josefa Antonia Cisneros Mansilla (con antepasados canarios).

Vivió toda su infancia en su pueblo natal. A los trece años informó a sus padres  sus intensiones de estudiar derecho, sin embargo su progenitor lo convenció de cursar medicina.

En 1878 llega a Caracas e inicia estudios de bachillerato en el Colegio Villegas, uno de los centros más prestigiosos de la época. De acuerdo al doctor Guillermo Tell Villegas, director del centro, el joven prefería pasar su tiempo con los libros y era poco dado a jugar con sus compañeros de clases.

Fue tan buen alumno que obtuvo las mejores notas. En varias ocasiones obtuvo premios por su constancia, así como por su buena conducta. Tal fue su adelanto que llegó incluso a ejercer como profesor de aritmética para alumnos del primer curso. Al egresar obtuvo el título de bachiller en Filosofía.

Con 17 años fue admitido en la Universidad Central de Venezuela, en la carrera de medicina. Durante los seis años de carrera, en donde se evaluaban aspectos como aplicación, aprovechamiento, buena conducta y asistencia, obtuvo calificaciones sobresalientes.

Obtuvo el grado de médico en 1888, para ese momento ya hablaba inglés, francés, portugués, alemán e italiano y dominaba el latín, además tenía conocimientos de hebreo, era filósofo, músico y tenía profundos conocimientos de teología.

Con su título en mano, Hernández regresó a Isnotú en 1889. A partir de ese momento ejerció la medicina entre los suyos. En ese sentido, recorrió los estados andinos (Táchira, Mérida y Trujillo) a fin de atender a la población local. Fue en ese momento que recibió de una recomendación del presidente Dr. Juan Pablo Rojas Paúl para ir a París (Francia) a ampliar sus estudios y conocer de cerca  ciertas materias experimentales y así contribuir a la modernización de la medicina venezolana.

En la capital gala realizó a estudios en los laboratorios de Charles Robert Richet (Premio Nobel de Medicina 1913) profesor de Fisiología Experimental en la Escuela de Medicina de la capital gala. En el laboratorio de Mathias Duval profundiza en las aéreas de microbiología, histología normal, patología, bacteriología, embriología y fisiología experimental. También estudió en Berlín histología y anatomía patológica, a su vez que inicia un nuevo curso de Bacteriología.

Culminados sus estudios, el Dr. Hernández regresa a Venezuela a fin de ejercer como profesor en la Universidad Central de Venezuela; además, trae desde Europa valiosos equipos médicos al Hospital Vargas. A él se le debe la introducción del microscopio a Venezuela.

Es considerado el impulsor y pionero de la verdadera docencia científica y pedagógica en Venezuela, basada en lecciones explicativas, con observación de los fenómenos vitales, la experimentación sistematizada, prácticas de vivisección y pruebas de laboratorio.

José Gregorio Hernández muere en Caracas el 29 de junio de 1919, por una fractura de cráneo, consecuencia del golpe que recibió luego de haber sido atropellado por un auto Essex, conducido por Fernando Bustamante. El hecho ocurrió en la esquina de Amadores, muy cerca de donde está ubicado el Museo Arturo Michelena.

Al cumplirse 100 años del fallecimiento de “Siervo de Dios”, el MAM y la Fundación Museos Nacionales invitan a visitar esta muestra y dar una mirada, desde el arte y la cultura, a la vida y el legado del Venerable. FIN. Prensa-FMN